Mindeporte

barra
a a a a

lunes, 02 de diciembre de 2019

Juan Esteban Checa, el símbolo de unión del bowling convencional y de discapacidad auditiva, en Nariño

Cartagena, 2 de diciembre de 2019. - Empatía, afecto. En Nariño la palabra discriminación no existe, todos son uno solo, empujan para un mismo lado, en búsqueda de un solo objetivo. Los jugadores de bowling convencional, son un ejemplo, trabajan de la mano con los de discapacidad auditiva. Entre todos se ayudan a crecer tanto como personas como deportistas y, además, hacen que este deporte empiece a tomar un auge importante.

Juan Esteban Checa, el símbolo de unión del bowling convencional y de discapacidad auditiv Juan Esteban Checa, bowlichero del departamento de Nariño
[+] Ampliar Imagen
Juan Esteban Checa, quien representó a Nariño en bowling modalidad individual, ternas, quintas, parejas y todo evento, en los XXI Juegos Nacionales, ahora es el delegado del grupo de deportistas de esta disciplina que se encuentran compitiendo en los V Juegos Paranacionales por este departamento, en la modalidad auditiva. Él hace las veces de interprete y los apoya como si fuera un entrenador más.

“Los manejamos de la misma manera, que a los convencionales. Nos enfocamos en la mentalidad: concentración, relajación. También fortalecemos la técnica, que son trabajos en pista, movimientos con las bolas, coordinación de los pasos, algo que a las personas de capacidad auditiva se les dificulta mucho aprender”, destaca Checa de la labor que hacen día a día.

Precisamente, para que las personas con discapacidad auditiva se fortalezcan en el aspecto de coordinación, se enfocan en ejercicios con bolas de goma; se centran en los pasos que se hacen en alfombras o colchonetas. “El entrenamiento es diario. Llegan con media hora de anterioridad y empiezan con estiramientos. Después dividimos el trabajo con lanzamiento de moñonas. Así mismo, se enfatiza en jugar a un palo, medias o ponemos trabajo en pista de lanzamiento en la línea de foul”, explica el bowlichero de 29 años.

Ese trabajo en equipo se ve reflejado en la pista: todos se animan. Las manos se mecen en lo más alto para hacerles saber a los deportistas la buena labor que están realizando. Una sonrisa basta para devolver el halago. La unión hace la fuerza y con esa mentalidad participan en los V Juegos Paranacionales, aprendiendo el uno del otro, dejando el nombre de Nariño en lo más alto y demostrando que Colombia es tierra de atletas.     

PRENSA MINDEPORTE

[Ver en formato amigable para la impresora]
barra verde
[Página generada en: 2.452 segundos] [Querys Ejecutados:282] [Querys Cacheados:0]